¿Cuáles son los riesgos de la anestesia espinal y epidural?

Cualquier actuación médica conlleva un riesgo aunque se realice de forma competente. La frecuencia y la gravedad de estos riesgos se ven influidos por su estado de salud, edad o estilo de vida. Las técnicas utilizadas en la anestesia son fiables. El riesgo de complicaciones imprevisibles que puedan poner su vida en peligro, como una alergia, es extremadamente bajo. Se toman todas las medidas para prevenir y tratar de forma óptima estas posibles complicaciones.

Al realizar la anestesia, pueden darse las siguientes complicaciones:

  • Dolor fugaz en la espalda o las piernas que se detiene al reposicionar la aguja.
  • Caída frecuente de la presión arterial, aunque se trata de inmediato.
  • Convulsiones, problemas respiratorios y cardíacos: se producen en caso de inyección accidental del anestésico local en un vaso sanguíneo. Son raros y se corrigen inmediatamente con medicación y asistencia respiratoria.
  • Lesión de nervios: esta complicación es poco frecuente y generalmente transitoria.

Más adelante en el período postoperatorio, pueden darse las siguientes complicaciones:

  • Dolor de cabeza: raro, pero puede requerir un tratamiento adaptado.
  • Dificultad para orinar: raro, pero puede requerir un sondaje para vaciar la vejiga.
  • Desaparición del efecto anestésico por desplazamiento o desconexión del catéter.
  • Riesgo de caída, ya que las extremidades inferiores anestesiadas pierden su fuerza muscular.
  • Infección en el punto de entrada del catéter: requiere un tratamiento adaptado.
  • Otros efectos secundarios según la zona operada: se los ha especificado el médico.

Nota: se pueden presentar otros riesgos si deben llevarse a cabo tratamientos o medidas de supervisión adicionales. Del mismo modo, el riesgo específico de la intervención se discute con el cirujano.

Ante cualquier síntoma persistente o que le preocupe, no dude en comunicarlo al equipo anestesista, al cirujano o su médico de cabecera.

Last update : 03/12/2019